Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 

 

Los tonos emocionales

 
 

Emociones no deseadas. Depresión. Superando pérdidas en la vida

La Escala Tonal

La Escala Tonal completa

Características de la Escala Tonal

Observar lo obvio

 
 

 

 

Cuántas veces ha escuchado decir a alguien: "No le comprendo"? A veces los actos irracionales, imprevistos, parecen ser la norma entre nuestros semejantes.

El hecho es que, hasta ahora, nunca ha habido un método funcional para predecir de manera invariable el comportamiento humano.

L. Ronald Hubbard desarrolló tal método, y se puede aplicar a todos los seres humanos, sin excepción.

Con estos datos es posible predecir con precisión el comportamiento de un posible cónyuge, de un socio de negocios, de un empleado o de un amigo, antes de que se comprometa en una relación. Cuando puede predecir de forma infalible cómo se comportará la gente, se pueden evitar por completo o minimizar los riesgos inherentes a la interacción humana.

Al comprender y usar la información que hay en este capítulo, todos los aspectos de las relaciones humanas se harán más productivos y más satisfactorios. Sabrá con quien asociarse, a quien evitar, y será capaz de ayudar a los que están enredados en situaciones incómodas con los demás. Imagínese el saber, en poco tiempo, cómo se comportará la gente en cualquier circunstancia dada. Usted puede. Siempre y en cada momento.


 

 

 

La escala tonal
 

La Escala Tonal, es una herramienta vital para cualquier aspecto de la vida que tenga que ver con nuestros semejantes, es una escala que muestra los tonos emocionales sucesivos que una persona puede experimentar. Con "tono" se quiere decir un estado emocional momentá neo o continuo de una persona. En esta escala graduada se muestran emociones como el miedo, el enojo, el pesar, el entusiasmo y otras que la gente experimenta.

El uso diestro de esta escala permite que se pueda predecir y comprender el comportamiento humano en todas sus manifestaciones.

Esta Escala Tonal representa gráficamente la espiral descendente de la vida desde la vitalidad y conciencia completas, pasando por media-vitalidad y media-conciencia hasta la muerte.

Basándose en diferentes cálculos acerca de la energía de la vida, y por medio de observación y de prueba, esta Escala Tonal da los niveles de comportamiento a medida que la vida decae.

Estos diferentes niveles son comunes a todos los hombres.

Cuando un hombre está casi muerto, puede decirse que está en una apatía crónica. Y se comporta de una manera determinada con respecto a otras cosas. Esto es 0,05 en la Escala Tonal.

Cuando un hombre está crónicamente afligido acerca de sus pérdidas, está en pesar. Y se comporta de determinadas formas acerca de cosas muy diversas. Esto es 0,5 en la escala.

Cuando una persona no está aún tan abajo como pesar pero se da cuenta de que las pérdidas son inminentes, o está fijo crónicamente en este nivel por pérdidas pasadas, se puede decir que está en miedo . Esto está alrededor de 1,0 en la escala.

Un individuo que está luchando contra amenazas de pérdidas está en enojo . Y manifiesta otros aspectos de comportamiento. Esto es 1,5.

La persona que simplemente sospecha que pueden ocurrir pérdidas o que se ha quedado fija en ese nivel, está resentida. Se puede decir que está en antagonismo . Esto es 2,0 en la escala.

Por encima de antagonismo, la situación de una persona no es tan buena como para estar entusiasta, ni tan mala como para estar resentida. Ha perdido algunas metas y no puede localizar otras de forma inmediata. Se dice que está en aburrimiento o en 2,5 en la Escala Tonal.

En 3,0 en la escala, una persona tiene un aspecto conservador, cauteloso acerca de la vida, pero está alcanzando sus metas.

En 4,0, el individuo está en entusiasmo, es feliz y vital.

Muy pocas personas son 4,0s naturales. Un promedio generoso es probablemente alrededor de 2,8.

Usted ha visto esta escala en funcionamiento con anterioridad. ¿Nunca ha visto a un niño tratando de conseguir, digamos diez céntimos? Al principio está feliz. Simplemente quiere sus diez céntimos. Si se los niegan, entonces explica por qué; los quiere. Ha visto esta escala en funcionamiento con anterioridad. ¿Nunca ha visto a un niño tratando de conseguir, digamos diez céntimos Si fracasa en conseguirlos y no los deseaba muchísimo, se aburre y se va. Pero si los quería por encima de todo, se vuelve antagonista acerca de ello. Entonces se enoja. Al fracasar eso, puede que diga mentiras acerca de por qué los quiere. Si eso fracasa, se apena. Y si aún se los niegan, finalmente se hunde en la apatía y dice que no los quiere. Esto es negación.

Un niño amenazado por un peligro también baja por la escala. Al principio no aprecia que el peligro le acecha y está bastante contento. Entonces el peligro, digamos que es un perro, comienza a aproximarse. El niño ve el peligro pero aún no cree que le concierna y sigue con lo suyo. Pero sus juguetes le "aburren" ahora. Tiene algo de aprensión y no está seguro. Entonces el perro se acerca aún más. El niño "se resiente contra él" o muestra algún antagonismo. El perro se acerca aún más. El niño se enoja y hace algún esfuerzo por dañar al perro. El perro se acerca aún más y es más amenazante. El niño se asusta. Como el miedo no sirve de nada, el niño llora. Si el perro aún le amenaza, el niño puede caer en apatía y simplemente quedarse esperando a que le muerda.


 

Cada persona tiene un tono crónico o habitual. Se mueve hacia arriba o hacia abajo de la escala en la medida en que experimenta éxito o fracaso. Estos son niveles de tono temporales o agudos. Una meta primaria de Cienciología es el elevar la posición crónica de una persona en la Escala Tonal.

El que los objetos o los animales o la gente que ayudan a la supervivencia se hagan inaccesibles para la persona, le llevan hacia abajo en la Escala Tonal.

Según los objetos o los animales o la gente que amenazan la supervivencia se aproximan a la persona, le llevan hacia abajo en la Escala Tonal.

Esta escala tiene una faceta crónica y una faceta aguda. Puede que a una persona se le lleve hacia abajo de la Escala Tonal durante diez minutos y que luego se recupere, o puede que se le baje durante diez años y no se recupere.

El hombre que ha sufrido demasiadas pérdidas, demasiado dolor, tiende a quedarse fijo en algún nivel inferior de la escala y, con muy pocas fluctuaciones, se queda ahí. Entonces su comportamiento general y ordinario está en ese nivel de la Escala Tonal.

Al igual que un momento de pesar en 0,5 puede causar que un niño actúe a lo largo de la banda de pesar durante un rato, así puede la fijación en 0,5 hacer que una persona actúe en 0,5 en relación con la mayor parte de las cosas en su vida.

Hay un comportamiento momentáneo y un comportamiento fijo.

 

 

 

La escala tonal completa
 

La Escala Tonal completa comienza muy por debajo de apatía. En otras palabras, una persona no está sintiendo ninguna emoción acerca de un tema en absoluto. Un ejemplo de esto era la actitud de los americanos acerca de la bomba atómica; algo acerca de lo que deberían haber estado muy preocupados, estaba tan lejos de su capacidad de controlar y era tan probable que acabara con sus existencias, que estaban por debajo de apatía con respecto a ello. De hecho ni siquiera sentían que fuese un gran problema.

El sentirse en apatía acerca de la bomba atómica sería un avance frente al sentimiento de no emoción en absoluto acerca de un tema que debería de preocupar íntimamente a la persona. En otras palabras, acerca de muchos temas y de muchos problemas, la gente está de hecho muy por debajo de apatía. Ahí empieza la Escala Tonal, en un cero absoluto y total muy por debajo de la muerte misma.

Al subir a tonos mejores, uno se encuentra el nivel de la muerte del cuerpo, la apatía, el pesar, el miedo, el enojo, el antagonismo, el aburrimiento, el entusiasmo y la serenidad, en ese orden. Hay muchas pequeñas paradas entre estos tonos, pero para conocer algo acerca de los seres humanos, uno debería conocer de forma definitiva estas emociones concretas. Una persona en apatía, cuando su tono mejora, siente pesar. Una persona en pesar, cuando su tono mejora, siente miedo. Una persona en miedo, cuando su tono mejora, siente enojo. Una persona en enojo, cuando su tono mejora, siente antagonismo. Una persona en antagonismo, cuando su tono mejora, siente aburrimiento. Cuando una persona en aburrimiento mejora su tono, está entusiasmada. Cuando una persona en entusiasmo mejora su tono, siente serenidad. De hecho, el nivel por debajo de apatía está tan bajo, que constituye un estado mental de no-afinidad, no-emoción, no-problema, no-consecuencia acerca de cosas que son en realidad tremendamente importantes.

La Escala Tonal Completa


 

 

Características de la Escala Tonal

El área por debajo de apatía es un área sin dolor, sin interés, ni nada que le importe a nadie; pero es un área de grave peligro, ya que uno está por debajo del nivel de ser capaz de responder a nada y de acuerdo con eso uno puede perder todo sin, aparentemente, darse cuenta.

Un trabajador que esté en una condición muy mala y que sea de hecho un riesgo para la organización puede no ser capaz de experimentar el dolor ni ninguna emoción sobre ningún tema. Está por debajo de apatía. Hemos visto a trabajadores que se herían la mano y no le hacían caso y continuaban trabajando aunque su mano estuviese muy malherida. La gente que trabaja en las oficinas de los médicos y en los hospitales de áreas industriales a veces se queda muy sorprendida cuando descubre la poca atención que algunos trabajadores le prestan a sus propias heridas. Es un hecho desagradable el que las personas que no le prestan atención a sus propias heridas y que ni siquiera sienten dolor por las mismas, nunca son, ni nunca seán, a menos que un cienciólogo les preste atención, gente eficiente. Tener estas personas alrededor tiene sus riesgos. No responden correctamente. Si una persona así lleva una grúa y la grúa se descontrola de repente amenazando con dejar caer su carga sobre un grupo de hombres, el operario de la grúa por debajo de apatía simplemente dejará que la grúa suelte la carga. En otras palabras, es un asesino potencial. No puede parar nada, no puede cambiar nada y no puede comenzar nada y, sin embargo, a través de una especie de respuesta automática, se las arregla durante ciertos períodos para mantener un trabajo, pero en el momento en que encara una emergencia real, no es probable que responda de forma correcta y así se producen accidentes.

Cuando hay accidentes en la industria, provienen de esta gente que está en el rango de tono de subapatía. Cuando en las oficinas se hacen errores de categoría, que cuestan a las compañías mucho dinero, tiempo perdido y causan otras dificultades al personal, se encuentra de manera uniforme que tales errores vienen continuamente de esta gente en subapatía. Así que no piense que uno de estos estados de ser incapaz de sentir nada, de estar insensible, de ser incapaz de sentir dolor o alegría, sean de algún uso para nadie. No lo son. Una persona que está en esta condición no puede controlar las cosas y de hecho, no está ahí lo suficiente como para que nadie le controle y hace cosas extrañas e impredecibles.

Al igual que una persona puede estar crónicamente en subapatía, una persona también puede estar en apatía. Esto es bastante peligroso pero al menos se expresa. Se puede esperar comunicación de la persona misma, no que la comunicación venga de algún patrón de entrenamiento. La gente puede estar crónicamente en pesar, en miedo, en enojo, en antagonismo o aburrimiento, o en realidad puede estar "atorada en entusiasmo". Una persona que es capaz de verdad es, normalmente, bastante serena acerca de las cosas. Puede, sin embargo, expresar otras emociones. Es un error el creer que una serenidad total sea de valor real alguno. Cuando no se puede llorar acerca de una situación que pide lágrimas, no se está en serenidad como tono crónico. La serenidad se puede confundir muy fácilmente con la subapatía, pero desde luego sólo para un observador muy poco entrenado. Un vistazo a la condición física de la persona es bastante para diferenciar. La gente que está en subapatía está normalmente bastante enferma.

En el nivel de cada una de estas emociones tenemos un factor de comunicación. En subapatía el individuo no está comunicando realmente en absoluto. Lo que está comunicando es alguna respuesta social o patrón de entrenamiento o lo que llamamos "circuito". La persona misma no parece estar ahí y no está hablando realmente. Por lo tanto sus comunicaciones a veces son extrañas, por no decir más. Hace las acciones incorrectas y en el momento inoportuno. Dice las cosas incorrectas y las dice en el momento inoportuno.

Naturalmente, cuando una persona está atorada en cualquiera de las bandas de la Escala Tonal (subapatía, apatía, pesar, miedo, enojo, antagonismo, aburrimiento, entusiasmo o serenidad), expresa comunicaciones con ese tono emocional. Una persona que siempre esté en enojo acerca de algo, está atorada en enojo. Tal persona no está tan mal como alguien que esté en subapatía, pero aún es bastante peligroso tenerla cerca, ya que causará problemas y una persona que está en enojo no controla bien las cosas. Las características de comunicación de la gente en estos diferentes niveles de la Escala Tonal son realmente fascinantes. Cada persona dice cosas y utiliza la comunicación de una forma específica y característica, para cada nivel de la Escala Tonal.

Hay también un nivel de realidad para cada uno de los niveles de la Escala Tonal. La realidad es un tema altamente interesante, ya que tiene que ver principalmente con sólidos relativos. En otras palabras, la solidez de las cosas y el tono emocional de la gente, tienen una conexión definida. La gente que está baja en la Escala Tonal no puede tolerar los sólidos. Estas personas no pueden tolerar un objeto sólido. La cosa no es real para ellas; es tenue o le falta peso. Según suben por la escala, el mismo objeto se vuelve más y más sólido y pueden finalmente verlo en su verdadero nivel de solidez. En otras palabras, esta gente tiene una reacción definida frente a la masa en diferentes puntos de la escala. Las cosas son brillantes para ellas o muy, muy opacas. Si pudiese mirar a través de los ojos de la persona en subapatía podría ver un mundo muy aguoso, tenue, como en sueños, brumoso, verdaderamente irreal. Si mirase a través de los ojos de una persona en enojo, vería un mundo amenazadoramente sólido, donde todos los sólidos se muestran brutales hacia ella, pero no serían aún lo suficientemente sólidos o suficientemente reales o visibles para una persona en buena condición. Una persona en serenidad puede ver los sólidos tal como son, tan brillantes como son, y puede tolerar una enorme pesadez o solidez sin reaccionar frente a ella. En otras palabras, según subimos por la Escala Tonal, desde el tono más bajo al más alto, las cosas pueden hacerse más y más sólidas y más y más reales.


 

 

 


 

La Escala Tonal es una herramienta extremadamente útil para ayudar a predecir las características y comportamiento de una persona. Pero para hacer esto bien, debe de ser capaz de reconocer la posición de una persona en la Escala Tonal de un vistazo.

La Escala Tonal es muy fácil de aplicar de forma casual para algún tono agudo. "Anoche, José se condujo en 1,5". Claro, se puso rojo como una remolacha y le tiró un libro a la cabeza. Simple. María rompe en sollozos y busca unos pañuelos; reconocible fácilmente como pesar. ¿Pero qué hay acerca del nivel de tono crónico de una persona? Puede estar enmascarado por una delgada capa de entrenamiento y respuestas sociales. A esto se le llama tono social. No es ni crónico ni agudo, sino que es un reflejo de la educación social de la persona y de las maneras adoptadas para presentarse frente a los demás. ¿Cómo de preciso y de seguro se siente acerca de eso? Escoja a una persona con la que esté familiarizado. ¿Cuál es exactamente su tono crónico?

Hay una palabra "obnosis", formada con la frase "observar lo obvio". En nuestra sociedad actual se pone un esfuerzo enorme para descuidar el arte de observar lo obvio. Es una lástima. Es la única forma en la que usted llega a ver algo; observe lo obvio. Mire la forma en que algo es, lo que de hecho está ahí. Afortunadamente para nosotros, la capacidad de hacer obnosis no es un sentido "innato" o místico. Pero hay gente fuera de Cienciología que enseña que sí lo es.

¿Cómo le enseña a alguien a ver lo que está ahí? Pone algo ahí para que lo mire y le hace que le diga lo que ve. Un individuo puede practicar esto por sí mismo o en una situación de grupo, como en una clase. Uno simplemente selecciona una persona u objeto y observa qué es lo que está ahí . En una clase, por ejemplo, se le pide a un estudiante que se ponga enfrente de la sala de forma que el resto de los estudiantes le miren. Un instructor está ahí y les pregunta a los estudiantes:

"¿Qué ven?"

Las primeras respuestas salen más o menos así:

"Bueno, puedo ver que tiene mucha experiencia".

"¿Oh, puede? ¿De verdad puede ver su experiencia? ¿Qué es lo que ve ahí?"

"Bueno, puedo decir a partir de las arrugas alrededor de los ojos y de la boca que ha tenido mucha experiencia".

"Muy bien, ¿pero qué ve?"

"¡Ah!, ya le entiendo. Veo que tiene arrugas alrededor de los ojos y de la boca".

"¡Bien!"

El instructor no acepta nada que no sea claramente visible.

Un estudiante comienza a comprender y dice: "Bueno, realmente puedo ver que tiene orejas".

"Está bien, ¿pero desde donde está usted sentado, puede ver las dos orejas ahora mismo, según le está mirando?"

"Bueno, no".

"De acuerdo, ¿qué ve?"

"Veo que tiene una oreja izquierda".

"¡Estupendo!"

Ni las suposiciones, ni las conjeturas servirán. Por ejemplo: "Tiene una buena postura".

"¿Buena postura en comparación con qué?"

"Bueno, está más derecho que la mayor parte de la gente que he visto".

"¿Están aquí ahora?"

"Bueno no, pero tengo recuerdos de ellos".

"Vamos. Buena postura en relación a qué de lo que puede ver ahora mismo".

"Bueno, está más derecho que usted. Usted se ve un poco más encorvado".

"¿Ahora mismo?"

"Sí".

"Muy bien".

La meta de tales ejercicios es llevar al estudiante al punto en que puede mirar a otra persona, o a un objeto y ver exactamente lo que está ahí. No una deducción de lo que podría estar ahí a partir de lo que ve ahí. Simplemente lo que está ahí, visible y evidente a la vista. Es tan simple que duele.

Puede conseguir una buena idea sobre el tono crónico a partir de lo que una persona hace con sus ojos. En apatía dará la apariencia de mirar fijamente a un objeto concreto durante un período indefinido. Lo único, es que no lo ve. No está consciente del objeto en absoluto. Si le dejara caer una bolsa en la cabeza, el enfoque de sus ojos probablemente permanecería siendo el mismo.

Al subir hacia pesar, la persona parece "abatida". Una persona en pesar crónico tiende a enfocar sus ojos hacia abajo en la dirección del suelo durante un buen rato. En los niveles inferiores del pesar, su atención estará bastante fija, como en apatía. Según comienza a subir hacia la banda de miedo, el foco comienza a cambiar alrededor, pero aún dirigido hacia abajo.

En el miedo mismo, la característica que es muy obvia es que la persona no le puede mirar. La gente es demasiado peligrosa para mirarla. Se supone que le habla, pero mira hacia la izquierda. Entonces echa un vistazo a sus pies rápidamente, entonces por encima de su cabeza (a usted le da la impresión de que está pasando un avión), pero ahora está mirando hacia atrás por encima de su hombro. Tris, tras, tris. En resumen, mirará a cualquier sitio menos a usted.

Aburrimiento EnjoMiedo Pesar


 

Apatia


 

¿Cómo Cienciología me ayuda con...?

Entonces, en la banda inferior de enojo, apartará deliberadamente la mirada de usted. Le aparta la mirada, es una ruptura de comunicación manifiesta. Un poco más hacia arriba de la línea, le mirará directamente, pero no de forma muy agradable. Quiere localizarle: como blanco.

Entonces, en aburrimiento sus ojos se pasean alrededor de usted, pero no frenéticamente, como en miedo. Tampoco evitará mirarle. Le incluirá entre las cosas que mira.

Equipado con datos de este tipo, y habiendo ganado alguna habilidad en la obnosis de la gente, una persona puede salir a la calle y hablar a los extraños y localizarlos en la Escala Tonal. Normalmente, pero sólo como una ligera ayuda para aproximarse a la gente, una persona que haga esto debería tener una serie de preguntas que hacer a cada persona y una tablilla con sujetapapeles para anotar las respuestas, tomar notas, etc. El propósito verdadero de que hablen con la gente es el localizar en la Escala Tonal el tono crónico y el tono social. Se les dan preguntas calculadas para producir retardos de comunicación y pasar a través del entrenamiento y educación sociales, de forma que el tono crónico salga a relucir.

Aquí hay algunos ejemplos de preguntas que se usan para este ejercicio: "¿Qué es lo más obvio acerca de mí?" "¿Cuándo fue la última vez que se cortó el pelo?" "¿Piensa que la gente trabaja tanto ahora como hace cincuenta años?"

Al principio las personas que hagan esto simplemente localizan el tono de la persona a la que entrevistan, ¡y muchas y variadas son las aventuras que tienen al hacerlo! Despues, conforme ganen más confianza acerca de parar a extraños y hacerles preguntas, se añaden las siguientes instrucciones: "Entreviste al menos a quince personas. Con los cinco primeros, iguale su tono tan pronto como lo haya localizado. Con los cinco siguientes, quédese por debajo de su tono crónico y mire qué pasa. En cuanto a los cinco siguientes, adopte un tono más alto que el de ellos".

¿Qué es lo que una persona puede ganar con estos ejercicios? Para empezar, una disposición a comunicarse con cualquiera. Al comienzo, una persona puede ser altamente selectiva acerca del tipo de gente que para. Solamente ancianas. Nadie que tenga aspecto de estar enfadado. O solamente gente que se vea limpia. Al final paran a la siguiente persona que pasa aunque parezca un leproso y esté armado hasta los dientes. Su capacidad para confrontar a la gente ha subido enormemente y una persona es simplemente alguien más con quien hablar. Llegan a poder localizar a una persona en la escala sin titubear o dudar.

También adquieren un don y una flexibilidad para asumir tonos a voluntad y de forma convincente, lo que es muy útil en muchas situaciones y muy divertido.

El ser capaz de reconocer el nivel de tono de la gente al primer vistazo, es una habilidad que puede darle una ventaja tremenda en sus tratos con los demás. Es una destreza que merece el tiempo y el esfuerzo que cuesta adquirirla.


 

 

 

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 
Apps de El Místico para acceder a los contenidos desde Smartphone o Tablet.

Ingresa con tu celular o tablet

 
 
 El Místico en tus favoritos
   
Remeras sublimadas Ricmon
Chat de conferencias en El Místico
Canal en YouTube de El Místico